En el estudio, compartido por la revista médica BMC Public Health, analizaron a alrededor de 12 mil mujeres, que tenían entre 16 y 74 años, y les hicieron varias preguntas relacionadas con su vida sexual, sobre todo, de cómo se sentían frente al acto en sí.

El medio reconoció que al menos una de cada tres mujeres no desea tener sexo, como consecuencia de traumas o malas experiencias durante los encuentros, no precisamente porque sean asexuales.

Además, la investigación recordó que una de cada seis mujeres lucha para llegar al orgasmo. Incluso, en otros documentos se ha dicho que al menos el 20 % de la población fememina nunca ha experimentado este clímax.

Una de cada 10 mujeres dijo que había sido obligada a tener sexo; de este modo, es muy difícil que haya comodidad, se desee volver a tenerlo o se experimente placer. Por el otro lado, solo uno de cada 100 hombres lo hace contra su voluntad.

Ante todos los datos arrojados, los investigadores no desestimaron el hecho de que los cambios hormonales interfieran en el deseo sexual.