La consulta, promovida por la marca de juguetes Lego con motivo de los 50 años de la llegada del hombre a la Luna, mostró que solo un 11 % de los consultados en esos países tienen interés en ser astronautas.

Este dato contrasta con las respuestas de los niños chinos, que invierten por completo la tendencia; un 56 % dijo que querría ser astronauta, frente a solo un 18 % que dijeron preferir una vida como influenciadores de redes sociales.

Paradójicamente, 86 % de los consultados dijeron estar interesados en la exploración espacial y el 90 % querría saber más.

De los tres países, los chinos (de la China) fueron los que más dijeron que querrían ir al espacio o a otro planeta (95 %), mientras que un 68 % de los estadounidenses y un 63 % de los británicos expresaron su interés en hacerlo algún día.

Afortunadamente, solo 2 % de los consultados cree que el primer hombre en pisar la luna fue Buzz Lightyear, y entre el 79 % y el 88 % sabe que fue Neil Armstrong.

Pero la encuesta también da herramientas para hacer un diagnóstico de esta tendencia, pues los niños respondieron que las principales influencias para sus respuestas fueron Internet (71 %) y sus profesores (79 %), más que sus padres (53 %).

El director de relaciones de marca de Lego, Michael McNally, vio los resultados de la encuesta de forma optimista: “Nos emociona que los niños sigan interesados en la exploración espacial”, declaró. “Creemos que el juego es una parte crucial en el desarrollo de habilidades como confianza, creatividad y comunicación, todas vitales para criar la siguiente generación de exploradores espaciales”, añadió.

Esta es la ficha técnica de la encuesta:

Las encuestas fueron realizadas en línea por The Harris Poll en nombre de Lego entre 1.000 niños de China, 1.000 de Estados Unidos y 1.000 del Reino Unido, de entre 8 y 12 años de edad entre el 30 de mayo a 8 de junio de 2019. Además, 326 padres con al menos un niño de 5 a 12 años en China, 326 en Estados Unidos y 241 del Reino Unido. Los niños encuestados fueron reclutados a través de sus padres o tutores. Las muestras en ambas encuestas se ponderaron en las variables demográficas (incluida la edad, el género, la región y otras) para coincidir con la distribución en la población. Las encuestas en línea no se basan en una muestra de probabilidad y, por lo tanto, no se puede calcular una estimación del error de muestreo teórico.