La variante del SARS-CoV-2 dominante infecta a las células con más facilidad de la que apareció en China, lo que probablemente lo hace más contagioso entre los seres humanos, aunque esto está por confirmarse, según un estudio publicado el jueves en la revista Cell.

Parece que el virus se replica mejor y puede ser más transmisible, pero todavía estamos en la etapa de tratar de confirmarlo. Hay muy buenos genetistas de virus trabajando en ello”, dijo Anthony Fauci, director del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos a la revista Jama el jueves.

Después de salir de China y entrar a Europa, una variante del nuevo coronavirus, que muta constantemente como cualquier virus, se convirtió en dominante y fue esta versión europea la que se afianzó en Estados Unidos. La variante llamada D614G concierne una sola letra en el ADN del virus, en un lugar donde controla el ingreso a las células humanas.

Los investigadores rastrean las mutaciones genéticas en el coronavirus en todo el mundo. Quienes secuencian el genoma de los virus lo comparten en un base de datos internacional (GISAID), un tesoro de más de 30.000 secuencias contabilizadas hasta la fecha.

El nuevo estudio, llevado adelante por las universidades Sheffield y Duke y el Laboratorio Nacional de Los Alamos, estableció en abril que D614G es dominante y posteriormente determinó que la mutación hacía que el virus fuera “más transmisible”

“Los datos proporcionados por nuestro equipo en Sheffield sugirieron que la nueva cepa estaba asociada con mayores cargas virales en el tracto respiratorio superior de pacientes con COVID-19, lo que significa que la capacidad del virus para infectar a las personas podría aumentar. Afortunadamente en esta etapa, no parece que los virus con D614G causen una enfermedad más grave”, dijo Thushan de Silva, profesor de la Universidad de Sheffield, en la página web del claustro académico.

Los resultados del estudio ya habían sido publicados en línea en un sitio de prepublicación científica.

Pero dicha afirmación despertó críticas porque el equipo no había demostrado que la mutación en sí fuera la causa de que fuera dominante, tal vez la versión del virus se benefició de otros factores o del azar.

Por lo tanto, los científicos hicieron trabajos y experimentos adicionales, a pedido de los editores de la publicación especializada Cell.

Los investigadores analizaron primero los datos de 999 pacientes británicos hospitalizados a causa del COVID-19 y observaron que aquellos con la variante tenían más partículas virales, pero eso no cambiaba la gravedad de su enfermedad.

Por otro lado, los experimentos de laboratorio demostraron que la variante es de 3 a 6 veces más capaz de infectar células humanas.

Parece probable que sea un virus más capaz”, dice Erica Ollmann Saphire, quien realizó uno de estos experimentos en el Instituto de Inmunología de la Jolla.

Pero un experimento in vitro no puede reproducir la dinámica real de una pandemia.

Por lo tanto, la conclusión más estricta es que si bien el coronavirus que circula actualmente es probablemente más “infeccioso”, no es necesariamente más “transmisible” entre humanos.

En cualquier escenario, “esta variante es ahora la pandemia”, señala Nathan Graubaugh, de la Universidad de Yale, junto a sus colegas en un artículo separado.

D614G no debería cambiar nuestras medidas de restricción ni empeorar las infecciones individuales”, agrega.

La conclusión de los expertos es que “estamos presenciando un trabajo científico en tiempo real: este es un descubrimiento interesante que potencialmente afecta a millones de personas, pero cuyo impacto final aún no conocemos”. 

“Descubrimos este virus hace seis meses y aprenderemos mucho más en los próximos seis meses”, concluyen.

Los investigadores harán más análisis de laboratorio en células vivas para determinar las implicaciones completas de esta mutación. Además, es necesario verificar si esto afectará el desarrollo de una vacuna, ya que las actuales están dirigidas principalmente a la proteína ‘espiga’, pero se elaboran con el uso de cepas anteriores del coronavirus.