Los resultados del estudio, divulgados por esa universidad, muestran que los investigadores calificaron las conductas de 750 personas de entre 13 y 77 años siguiendo tres patrones específicos: actitud a la defensiva, autoritarismo y obstinación.

Esos tres aspectos determinan cuán ‘hipersensible’ es una persona, de acuerdo con los investigadores, quienes entienden el término como “ser poco receptivo hacia los comentarios de los demás y proclive a arremeter contra quien le critica”.

Su conclusión fue que la ‘hipersensibilidad’ suele disminuir con la edad, pero que una generación en particular, aquella denominada la de los ‘baby boomers’ (nacidos entre la década de los 40 y durante los 60), terminó siendo más susceptible que la de aquellos que hoy día tienen entre 23 y 38 años.

En concreto, uno de los puntos en que se hace mayor énfasis es en la tendencia a imponer sus ideas sobre las de los demás, al tiempo que rebate la idea generalizada de que la generación actual es la peor y no cambiará.

Eso sí, el estudio se basó en Estados Unidos, donde el contexto en el que crecieron los ‘baby boomers’, tras la Segunda Guerra Mundial, les permitió creer que gozaban de privilegios y vivían en un mundo en el que su modo de vida difícilmente podía ser puesto en discusión ni mucho menos en peligro.