En el artículo, el especialista recordó que la coagulación de sangre es uno de los síntomas comunes del COVID-19, pues hasta se han registrado casos de trombosis, derrames cerebrales y problemas en el corazón.

Teniendo en cuenta lo anterior, y sabiendo que el pene logra estar en erección gracias a la acumulación de sangre en los cuerpos cavernosos, que suele intensificarse o reducirse según la excitación, podrían desarrollarse coágulos en la zona.

En un artículo de American Journal of Emergency Medecine registraron el primer caso de un paciente al que se le coaguló una pequeña cantidad de sangre en su miembro, lo que le provocó priapismo y tuvo que ser intervenido; no tuvo ninguna complicación posoperatoria.

El hombre, que fue diagnosticado con coronavirus, tiene 62 años y fue tratado con prontitud, si no hubiese sido así es posible que la coagulación provocara daños irreparables; en algunos casos, han tenido que amputar las zonas afectadas.

Según Huerta, en adultos, el priapismo suele producirse por tratamientos de disfunción eréctil, problemas de médula, traumatismos en genitales y uso recreativo de drogas.