La Clínica Mayo informó en un extenso documento que hay formas de saber, estando en casa, si la salud de la vagina es óptima; además, esto ayuda a que las mujeres conozcan más su cuerpo e identifiquen cualquier tipo de amenaza.

Como detalló la institución, el cambio repentino de “color, olor o cantidad de secreción vaginal” son señales que no hay que pasar desapercibidas; también hay que tener en cuenta que no se presente comezón y enrojecimiento.

Los sangrados mensuales son normales, pero los que se producen en medio del ciclo menstrual no, y menos cuando se dan producto de una relación sexual, agregó el portal médico.

Otras de las señales que deben ser tenidas en cuenta son: aparición de protuberancias sobre la vulva y dolor al momento de tener sexo; en cuanto a lo último, puede ocurrir por falta de lubricación.

La clínica recordó que cualquiera de estas afecciones son indicadores de que es hora de visitar a un especialista.