Ambas partes acordaron devolver a la mascota en tren, hasta la ciudad de Novosibirsk (Rusia). Alla Morozova, propietaria de la perrera, aseguró a The Siberian Times que Maru tuvo un “ataque de pánico” durante el viaje debido al sonido del vehículo, el cual se detuvo por un momento en una estación cercana a Achinsk.

En ese instante, la perra “saltó sobre la puerta del compartimento, pateó la manija para abrirla y casi tiró al conductor del camino. Ella saltó como una bala”, añadió Morozova.

De inmediato, la perrera comenzó una búsqueda para hallar a Maru, a la que encontraron 2 días y medio después en una zona industrial de Krasnoyarsk. Morozova señaló al medio que la perra tuvo suerte de que no la atacaran los lobos ni los osos, animales muy comunes por esa zona.

La mujer agregó que al animal quedó cojo y muy lastimado por la caída, todo porque “quería volver a donde vivía”. Asimismo, indicó que, a pesar de que geográficamente “no tenía ningún punto de referencia en absoluto”, Maru tomó el camino correcto.

A continuación puedes ver un breve video de la perra: