De acuerdo con el diario The New York Post, el pequeño George Johnson, que vive en el pueblo de Wilton, estado de Connecticut, gastó más de 16.000 dólares (casi 55 millones de pesos) haciendo compras por medio de un iPad en su videojuego favorito, Sonic Forces.

Jessica Johnson, madre de George y de 41 años, no se dio cuenta de que el menor de sus 2 hijos estaba haciendo hasta decenas de compras diarias con su tarjeta de crédito. El niño gastaba en anillos rojos de $ 1.99 (6.800 pesos) y subiendo hasta anillos de oro de 99.99 dólares (342.000 pesos), que le permitían acceder a nuevos personajes y más velocidad, explica el mismo medio.

Cuando la madre de familia se dio cuenta de que Apple y Paypal estaban haciendo cobros de 500 o 600 dólares cada 24 horas pensó que se trataba de un error o de un fraude, por lo que llamó a su banco.

“La forma en que se agrupan los cargos hizo que fuera casi imposible de saber que eran de un juego”, dijo Jessica Johnson al rotativo estadounidense y agregó a modo de broma: “Es como si mi hijo de 6 años estuviera tomando líneas de cocaína y haciendo éxitos cada vez más grandes”.

En julio pasado, la mujer presentó un reclamo a Chase Bank por un total de 16.293 dólares, pero fue hasta octubre que el banco le respondió y aseguró que no había ni error ni fraude, por lo que debía hacer el reclamo a Apple, detalla The New York Post.

Johnson supo que la millonada que le cargaron a su tarjeta de crédito había sido por su hijo cuando Apple le respondió y le dijo que se trataba de pagos dentro del juego Sonic.

Aunque admitió que no puso configuraciones preventivas en su iPad, pero que igual los videojuegos están diseñados para que los niños, que no tienen conciencia sobre el dinero, gasten sin saber.

“Obviamente, si hubiera sabido que había un escenario para eso, no habría permitido que mi hijo de 6 años acumulara casi $ 20.000 en cargos por anillos de oro virtuales”, pero “estos juegos están diseñados para ser completamente depredadores y hacer que los niños compren cosas. ¿Qué adulto gastaría 100 dólares en un cofre de monedas de oro virtuales?”, reclamó la mujer en ese diario.

“Mi hijo no entendió que el dinero era real. Está jugando un juego de dibujos animados en un mundo que sabe que no es real. ¿Por qué el dinero sería real para él? Eso requeriría un gran salto cognitivo”, finalizó Jessica Johnson.