De acuerdo con el diario Metro, el video fue divulgado públicamente por los principales empresarios minoristas del país, quienes enviaron una carta al primer ministro Boris Johnson para pedir protección legal a sus empleados.

Una trabajadora del local contó que le pidió a la mujer que colaborara con las respectivas medidas sanitarias para evitar la propagación de la COVID-19 y que por ello se enfadó, comenzó a gritarles y destrozó 2 estanterías llenas de vino, agrega el mismo medio. 

Luego, salió del lugar insultando a los empleados y golpeando la pantalla protectora instalada detrás de la caja, según el video publicado por ese rotativo inglés.

La mujer dijo que esa no fue la primera vez que experimentaba violencia mientras trabajaba y dijo que necesitan más apoyo en medio de los crecientes niveles de abuso durante la pandemia.

“El año pasado, una clienta me dio un puñetazo en la cara porque me había negado a servirle alcohol porque estaba claramente borracha. Todavía me estoy recuperando de la tensión mental que esto me ha causado”, agregó, citada por el diario británico.

Este viernes se llevará a cabo en el parlamento británico la segunda lectura de un proyecto de ley que pide que la agresión contra un trabajador minorista en cumplimiento de sus funciones se clasifique como un delito agravado y conlleve una pena más dura, finaliza Metro.