En alguna ocasión, la mujer probó por accidente el jabón mientras se daba un baño. Ella lo disfrutó tanto, que siguió haciéndolo por voluntad propia, informó Daily Mirror citando medios locales.

Al principio, ella sentía vergüenza de su extraña adicción y se encerraba en el baño para evitar que su esposo se diera cuenta de lo que hacía, indicó el diario británico.

La mujer dejó atrás la pena, y ahora se graba comiendo jabones y haciendo reseñas de cada uno de ellos. Según ella, el hecho de que los saboree le permite dar una mejor crítica.

“No hay nadie más que haga esto. Soy la única persona que puede distinguir una marca de jabón por el sabor”, añadió Khosik.

De acuerdo con su relato, recogido por el mismo medio, en este momento tiene varios seguidores y ellos disfrutan de sus reseñas.

Ella también indicó que nunca se ha sentido mal después de consumir jabón, ni siquiera cuando estuvo embarazada de Mo.

Estas son las imágenes que se han viralizado de la indonesia: