Según relató a Viral Press Masukarat, que vive en la ciudad de Nonthaburi, cuando sintió el pinchazo, se levantó y miró qué había ocurrido. Ahí vio a una pitón de un poco más de un metro que todavía estaba aferrada a su glande.

En el momento que logró desprender de su pene a la serpiente, salió corriendo del baño con los pantalones todavía sobre sus tobillos.

“Había sangre por todas partes. Era una serpiente pequeña pero su mordedura era muy fuerte”, contó Masukarat a ese medio..

La madre del joven, al escuchar los gritos, se asustó y cuando lo vió le preguntó qué pasaba. Cuando su hijo le contó, lo calmó y llamó de inmediato al número de emergencias. Los paramédicos llegaron minutos más tarde y lo trasladaron a un hospital en Nonthaburi, al norte de Bangkok, detalla Viral Press.

El joven recibió 3 puntos de sutura en la zona del glande y le recetaron antibióticos para evitar infecciones. Sobre la mordedura de la pitón, no hubo preocupaciones por veneno porque esa especie de serpiente suele cazar y matar con constricciones a su presa, aprentándola hasta que muera.

“El médico dijo que pronto podré volver a usar mi pene con normalidad”, relató el joven tailandés al mismo portal.

Horas más tarde, autoridades llegaron hasta la casa de Masukarat para retirar la serpiente, que todavía se encontraba en el retrete.

“No sé cómo la serpiente entró en mi casa. Pudo haber sido a través del desagüe conectado al inodoro. Me alivia que solo fuera una pitón no venenosa. Si fuera una cobra, estaría muerto”, dijo la mamá de la víctima a Viral Press.