El dispositivo es fabricado por Xiaomi con materiales de cerámica esmaltada y plástico ABS, explica FayerWayer, y tiene un depósito de agua incorporado que se encuentra en la parte de atrás del inodoro.

Además, cuenta con sensores que detectan cuando un individuo se acerca o aleja para abrir y cerrar la tapa automáticamente. Para el proceso de limpieza, el aparato tiene un sistema compuesto por una salida de agua y aire caliente que garantizan su desinfección.

Con respecto a la altura, esta puede ser graduada para cualquier persona. El sistema admite tanto a niños como a adultos porque el rango de medición es amplio y ayuda también con la postura porque permite hasta 35° de inclinación, afirma Teknófilo.

Según Youpin, la plataforma en la que se venden los productos Xiaomi, el inodoro tiene una herramienta de memoria de doble usuario para recordar las preferencias de uso de cada uno.

Otra de las características es el ajuste de la temperatura. Esta puede ser graduada en hasta cinco niveles para hacer más cómoda la experiencia del usuario, especificó Teknófilo.

En cuanto al precio, el producto tiene un valor de 4.699 yuanes, que son unos $667 dólares aproximadamente (más de 2’500.000 pesos), si se elige la opción de apertura manual, y 1.000 yuanes más si se opta por la versión de apertura automática. Cada opción puede ser adquirida en cualquiera de los seis colores disponibles.