Sin embargo, esto era pura especulación y no se tenía claridad si realmente Trump había optado por tomar un iPhone y dejar de lado su antiguo Samsung Galaxy S3, o le había delegado la tarea de tuitear a algún asesor.

Un trino de Dan Scavino, director de redes social de la Casa Blanca, confirmó que la cuenta personal de Donald Trump (@realDonaldTrump), al igual que la del presidente de Estados Unidos (@POTUS), las ha venido utilizando el dirigente desde las última semanas a través de un iPhone de Apple.

El diario británico The Guardian especuló en semanas anteriores que un asesor podría estar manejando estas cuentas debido al cambio de contenidos en las mismas.

El artículo continúa abajo

Los analistas, incluso, detectaron que antes del 8 de marzo (primer día que apareció el símbolo ‘Twitter for iPhone’) Trump utilizaba entre un 40 y 80 % más palabras relacionadas con sentimientos negativos (disgusto, ira, tristeza, miedo), que lo que lo ha hecho desde esa fecha hasta hoy.

Aunque el nuevo teléfono del presidente de Estados Unidos sea más seguro que el anterior, no quiere decir que haya dejado de ser un riesgo y un blanco fácil para los hackers, puntualizó Engadget.