Más allá de ser impresionantes, las primeras imágenes del telescopio espacial James Webb aportan una gran cantidad de conocimientos científicos.

La primera fotografía del telescopio divulgada el lunes ofreció la imagen infrarroja más profunda y nítida del universo lejano obtenida hasta el momento, conocida como ‘Primer campo profundo de Webb’.

Los círculos blancos y las elipses son del grupo de galaxias en primer plano llamado SMACS 0723, tal como apareció hace más de 4.600 millones de años, casi cuando se formó también nuestro Sol. 

Lee También

Los arcos rojizos surgen a partir de la luz de antiguas galaxias que han viajado más de 13.000 millones de años, curvándose alrededor del grupo del primer plano, que actúa como una lente gravitatoria y que aparece como estrellas capturadas con 8 puntas. 

Precisamente, sobre esa imagen han surgido dudas de cómo es que un aparato como estos logra capturar una imagen tan nitida y con 8 puntas. De acuerdo con la BBC, hay cuatro instrumentos clave basados en sensores ópticos para la observación del cosmos y con los que cuenta el telescopio James Webb.

  1. MIRI (instrumento para la observación del infrarrojo medio): cubre un rango de longitud de onda de 5 a 28 micras y permite visualizar galaxias lejanas y estrellas en formación. 
  2. NIRCam (cámara para la observación el infrarrojo cercano): esta cámara tiene la posibilidad de capturar  los objetos más lejanos del espacio en el rango del espectro de 0,6 a 5 micras.
  3. NIRSpec (espectrómetro para el infrarrojo cercano): curiosamente, este objeto no cuenta con una cámara; sin embargo, es capaz de analizar las distintas longitudes de onda de fuentes emisoras muy lejanas con sensores. Incluso, puede identificar 100 elementos al mismo tiempo. 
  4. FGS/NIRISS (sensores de obtención de imagen en el infrarrojo cercano y de alineamiento): esto permite alinear correctamente el telescopio para la obtención de imágenes de alta calidad y caracterización de exoplanetas en el rango 0,8 a 5 micras.