El atacante se conectó a dos de las tres redes principales del sistema del Jet Propulsion Laboratory (JPL) en California donde se encontraba información confidencial sobre insumos científicos recogidos en Marte y contenidos sobre ley de control de exportaciones para tecnologías, según relató AFP.

La NASA tuvo que desconectarse de los controles del centro afectado para evitar que el ‘hacker’ entrara a otras sedes de la agencia en el país como el Centro Espacial Johnson en Houston, donde se encuentra la sala que maneja la Estación Espacial Internacional y los vuelos estadounidenses.

Un informe publicado por el inspector general de la NASA sobre el asunto, reveló que para marzo de este año aún no se había logrado reconectar completamente y que los datos extraídos ilegalmente ascienden a 500 megabytes.