El descubrimiento lo hizo una fanática de la marca cuando colocó una pantalla de gel de 4 dólares (13 mil pesos colombianos) en su propio teléfono. Lisa Neilson instaló la cubierta y aseguró que después toda su familia logró ingresar a su móvil sin ningún inconveniente, según The Sun.

El error parece estar en que estos protectores hacen que las ondas del sistema ultrasónico reboten en el dedo y se devuelvan instantáneamente dándole acceso a cualquiera que ponga su huella en el teléfono, de acuerdo con el mismo medio.

“Esto significa que si alguien tiene mi teléfono, puede acceder a él y en cuestión de minutos podría acceder a las aplicaciones financieras y transferir fondos”, mencionó Neilson.

Un portavoz de la compañía surcoreana aseguró que estaban investigando el problema internamente para solucionarlo. Sin embargo, la marca les recomienda a sus usuarios que usen solo accesorios autorizados.

Los usuarios que compren estas carcasas no deben activar su huella dactilar cuando tengan el protector instalado porque pueden tener estos problemas y dejar su información expuesta, informó FayerWayer.