La inconformidad con el manejo de notificación de estas tristes noticias aumenta entre los empleados de la empresa y dificulta determinar el número real de contagios o decesos.

Varios trabajadores del almacén de Indianápolis, Indiana, se enteraron por primera vez por medio de rumores y expresan que la gerencia comenzó a informar a los empleados más ampliamente solo después de ser confrontados, informó The Verge.

“No iban a decir nada si no fuera por las personas que hacen preguntas”, dice un trabajador de IND8, que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias de la compañía, añadió el mismo medio. 

En repetidas ocasiones se ha preguntado la cifra exácta de los empleados diagnosticados o muertos a causa del virus, pero no se ha obtenido una respuesta. 

Incluso, en una entrevista en “60 Minutos”, CBS, el vicepresidente de operaciones mundiales de Amazon, Dave Clark, calificó las estadísticas sobre infecciones como “un número no particularmente útil”.

Recientemente fiscales generales del estado de Massachusetts escribieron a Amazon solicitando datos sobre la cantidad de trabajadores que habían contratado o muerto por COVID-19.

Amazon ha mantenido las operaciones tan normales como sea posible durante toda la pandemia y se resistió a cerrar los almacenes de EE. UU.

Hasta ahora solo se ha cerrado uno en Estados Unidos, una instalación de procesamiento de devoluciones en Kentucky , después de que el gobernador lo ordenara.