Tras el anuncio, las empresas Take-Two, Electronic Arts y Activision Blizzard se habrían postulado para ser los compradores, pero al final habría sido Microsoft la ganadora de la pelea, afirmó Cnet.

Al parecer, el motivo que AT&T tiene con la venta de esta división es saldar poco a poco una deuda de más de 165.000 millones de dólares, señaló Hipertextual.

Aunque Warner Bros. tiene la licencia de varias franquicias de juegos, Hipertextual aclara que la venta solo incluiría los estudios de desarrollo, pero no se venderían las propiedades intelectuales.

Si el acuerdo se llega a cerrar entre la empresa fundada por Bill Gates y Paul Allen y la compañía de telecomunicaciones, la primera pasaría a ser dueña de estudios como Avalanche Software, NetherRealm Studios y Rocksteady Studios.

La información fue revelada por The Information, que asegura que Microsoft expandiría sus capacidades de creación de juegos para sus consolas si se hace efectiva la compra. Sin embargo, ninguna de las dos empresas ha hecho un pronunciamiento oficial.