Su entrada al mercado comenzó como una campaña publicitaria para promover el uso de extintores en Corea del Sur. La creó Cheil Worldwide, una filial de Samsung que se encarga de producir el florero, según según The Verge.

Esta innovación de la compañía surcoreana está hecha de cristal, y en su interior tiene un espacio sellado que contiene un polvo de carbonato de potasio, el cual enfría y “suprime” el oxígeno cuando se lanza y se rompe, explica este portal.

Además, permite llenarlo de agua para que se pongan las flores y sirva de decoración.

En ese país tener un extintor dentro de los hogares es obligatorio desde 2017. Sin embargo, muchas personas no tienen conocimiento de esta normativa, indica Gizmodo, por lo que el gobierno ordenó la fabricación de más de 100.000 de estos jarrones para prevenir los incendios.

Hasta el momento este producto se vende en Corea del Sur. Sin embargo, diferentes portales afirman que sus ventas se podrían expandir alrededor del mundo, ya que es una iniciativa mucho más económica.