Este documento señala que los incidentes concurrentes pueden evitarse usando un casco.

El CDC hizo un estudio desde septiembre hasta noviembre de 2018 para examinar el comportamiento y el uso que dan los usuarios a este medio de transporte en Austin, Texas.

En la investigación se identificó que al menos 271 personas sufrieron un accidente en este periodo de tiempo.

Según Mashable, se analizó que el 48 % de las lesiones confirmadas (160), junto con otras probables (32),corresponde a golpes sufridos en la cabeza.

También, se evidenció que el 70 % de las lesiones eran en las manos, muñecas, brazos y hombros, mientras que el 5 % solo se lastimó en extremidades inferiores, como las piernas o pies.

Es importante resaltar, que, según el estudio, menos del 1 % de los usuarios afectados llevaban casco u otro equipo de seguridad. Esto resulta preocupante, pues muchas de las lesiones fueron graves y produjeron sangrados severos, fracturas óseas y daños en los órganos, agregó Mashable.