El promedio de quejas por seguridad en Internet era de 1.000 al día antes del impacto del COVID-19, lo que indica un incremento de hasta un 300 %, es decir, entre 3.000 y 4.000 quejas de ciberseguridad todos los días., según cita Engadget. 

Esto se puede atribuir a las actividades diarias que cada vez tienen más movimiento en línea y también a que los trabajadores desconocen las medidas de seguridad básica desde el trabajo remoto, o las empresas no tienen sistemas de acceso externo seguro.

El FBI indicó que gran parte del aumento de los delitos provienen de búsquedas o investigaciones relacionadas con el COVID-19.

De hecho, la subdirectora adjunta de la División Cibernética del FBI, Tonya Ugoretz, dijo que los países tienen un gran interés por la información sobre el virus, y las agencias de salud como la OMS y el departamento de Salud y Servicios Humanos se han visto sujetos a ataques de piratería, añadió la subdirectora en el medio norteamericano The Hill.

“Hemos aumentado las vulnerabilidades en línea y el interés de los actores de amenazas para explotarlas”, dijo Ugoretz durante un seminario web organizado por el Instituto Aspen el jueves, agregó el mismo medio. 

Hace algunos días un grupo de agencias federales, incluido el FBI, emitió una alerta conjunta el advirtiendo sobre posibles amenazas cibernéticas de Corea del Norte. Sin embargo, Ugoretz explicó que este mecanismo se usó para advertir sobre algunos de los nuevos riesgos cibernéticos que ahora enfrenta Estados Unidos, detalló Engadget.