Las condiciones de uso de la red social advierten a los usuarios que la información que los identifique como el nombre o el correo no va a ser compartida a menos de que los dueños de las cuentas acepten los permisos para hacerlo.

Por otro lado, la red social les informa a sus usuarios que estos datos sí van a usarlos para conocer sus gustos y así poder ofrecerles diferentes anuncios que se acoplen a sus estilos de vida. En otras palabras, Facebook les permite usar la plataforma tan solo si ellos pueden mostrar su publicidad, como es mencionado en las condiciones de uso.

Además de estos datos de identificación, la plataforma también recoge todo lo que los usuarios publican y sus chats con otras personas. De estos contenidos también acceden al lugar en donde se hizo la publicación y el momento exacto en el que se creó el contenido.

No siendo suficiente, la plataforma decidió también recoger toda la información posible para saber con quiénes se relacionan sus usuarios. Es decir, investigará y guardará todos los grupos en los que entran, los ‘hashtag’ que usan y hasta los contactos que tienen guardados en la lista de su teléfono, según FayerWayer

Incluso, Facebook recoge toda la información de los dispositivos desde donde que se conectan los usuarios, por ejemplo, sabe cuánto almacenamiento tienen en sus teléfonos, los niveles de batería, las otras aplicaciones que utilizan y hasta los datos de las cámaras y los GPS, de acuerdo con el mismo medio.

Finalmente, si las personas quieren inscribirse en esta plataforma, deben tener claro que es imposible pasar desapercibidos, pues, incluso cuando trata de manejar un bajo perfil, Facebook analiza la información que otros usuarios proporcionan sobre ellos.