La falta de componentes fabricados por China y la reactivación en sus fábricas coincide con una caída en el consumo de la industria tecnológica. Sin embargo, todos los expertos en materia económica están de acuerdo con que todavía es pronto para cuantificar las consecuencias de esta crisis por el coronavirus, informó La Vanguardia.

No obstante, en el campo de la tecnología y la electrónica, el tema de retraso de nuevos productos ya está sobre la mesa. La producción de componentes de, por ejemplo, cámaras fotográficas de alta tecnología, teléfonos 5G y consolas para vídeojuegos pueden llegar a las tiendas más tarde de lo previsto, agregó el mismo medio.

Un caso que se puede tomar como ejemplo es el de la Nikon D6. El lanzamiento de esta cámara no se llevará a cabo hasta mayo cuando estaba prevista para este mes de marzo, pero como confirma la firma japonesa no será posible.

Se espera que ni Sony ni Microsoft anuncien las fechas de sus lanzamientos a mediados de verano. Pero ambos han dicho que planean comenzar a enviar las consolas este otoño, históricamente, eso ocurre a fines de octubre o principios de noviembre, para aprovechar la temporada de compras navideñas, según Fortune.com.

Otra de las preocupaciones recae en los nuevos juegos para estas consolas, que como se espera, pueden ver retrasada su aparición en el mercado. Los nuevos productos audiovisuales para PlayStation y Xbox esperaran al lanzamiento de las consolas para llegar a las tiendas, agregó Vanguardia.

Sobre el nuevo iPhone, no hay una confirmación oficial, pero es muy probable que Apple posponga su lanzamiento porque el dispositivo viene dotado con tecnología proveniente de esa parte de Asia.