El estudio señala que los adictos a los celulares son “más distraídos y más propensos a causar accidentes”.

De esta manera, los datos recogidos por esta firma demostraron que un 47 % de las personas encuestadas aceptaron que usan sus móviles mientras conducen.

Además, según un estudio de la Universidad de Utah, los aficionados a su celular tienen las mismas dificultades para manejar, que alguien que tiene un ligero nivel de alcohol en su sangre, agrega Andro4All.

En esta investigación se concluyó que al estar tras el volante pendiente de su teléfono, genera que conduzca mucho más despacio, utilice los frenos más lento y que se le dificulte arrancar después de haber estado quieto el vehículo.

Para Zendrive, el mayor numero de conductores borrachos causan accidentes entre la medianoche y las 3 de la mañana, mientras que los adictos a los móviles se movilizan durante todo el día, “esto significa que tanto en número como en tiempo, los conductores distraídos son un peligro mayor que los conductores ebrios”, añade el estudio.

Como recomendación, indican que a la hora de conducir configure su celular para que las notificaciones no lo distraigan.