La diferencia se debe a que el cerebro de personas pasadas de peso sufre una reducción de la materia blanca, que está compuesta de nervios y permite la comunicación entre distintas regiones del cerebro, informó Telegraph.

Aunque las razones no son del todo claras, un estudio llevado a cabo en la Universidad de Cambridge mostró que una persona de 50 años con sobrepeso tenían menos materia blanca que una persona de 60 años delgada.

Aunque no se encontraron consecuencias graves en cuanto al desarrollo cognitivo, encontraron que existe un mayor riesgo de demencia.

Estamos viviendo en una población envejecida, con el aumento de los niveles de obesidad, por lo que es esencial que establecemos cómo podrían interactuar estos dos factores, ya que las consecuencias para la salud son potencialmente grave”, dijo el profesor Paul Fletcher, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad.

Los investigadores aseguraron que a pesar de los resultados, es importante llevar a cabo más estudios que permitan determinar la relación entre el deterioro del cerebro y el sobrepeso.