Si usted es de los que usa ‘copitos’ de algodón en su oído tal vez debería considerar dejar de hacerlo.

El audiólogo y profesor William H. Shapiro explica en un video de Tech Insider que esto puede empujar la cera hacia adentro y taponar el oído, provocando que el tímpano, la membrana que vibra con las ondas del sonido, no vibre correctamente y en consecuencia lleve a una pérdida de audición.

Shapiro añade que la cera del oído o cerumen cumple varias funciones importantes: lubrica el canal auditivo, evita que ingresen en él insectos y es ácida, para evitar que se formen hongos en el oído. Además, atrapa polvo, cabello y piel muerta, lo que es eliminado del oído cuando la persona bosteza o mastica.

Si desea hacerse una limpieza de oído, lo mejor es visitar a un especialista que pueda hacerlo con las herramientas y el conocimiento necesarios, como recomienda el Huffington Post.