El nuevo precio máximo, establecido por la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos y Dispositivos Médicos, es un 44 % inferior al que se viene manejando en el mercado colombiano, reseña la revista digital Opinión y Salud.

Este parece ser el punto final de una batalla librada por la farmacéutica Novartis y el Ministerio de Salud colombiano desde el 24 de noviembre de 2014, cuando el Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional (Cimun), la Fundación Ifarma y Misión Salud, solicitaron imponer una declaración de interés público y que otras empresas pudieran producir el medicamento.

Aunque finalmente se protegió la patente de Novartis, y con ella su exclusividad en la fabricación del Glivec, el Ministerio logró declararlo de interés público y pidió a la farmacéutica una reducción del precio.

Ante la negativa de Novartis y el cierre infructuoso de la negociación entre ambas partes, el Ministerio anunció la disminución del precio de manera unilateral, y deberá entrar en vigencia “30 días hábiles después de su publicación en el Diario Oficial”.