La acrilamida, un químico que ha sido relacionado con el cáncer en los animales, se forma más a menudo cuando se fríen o hornean a altas temperaturas alimentos como las papas, el pan, los cereales y los granos, informa Aol.

También le puede interesar:

Esto se debe a que el químico se forma de los azúcares y aminoácidos que se encuentran naturalmente en este tipo de alimentos.

Aunque es difícil remover por completo el consumo de este químico, la FDA (por sus siglas en inglés), recomienda no cocinar estos alimentos más allá del color amarillo o dorado, es decir, en el caso de las papas fritas no dejar que lleguen al tono marrón y el pan tostado que no sea marrón oscuro, ya que estas área contienen más del químico.

Además es recomendable no dejar las papas en el refrigerador, ya que cuando se fríen pueden aumentar los niveles de acrilamida. En cambio, es mejor guardarlas en un lugar oscuro y seco.