Según él, la intervención de la fuerza pública sería catastrófica “porque los mingueros no tienen armas. Las armas las tiene la fuerza pública“. Además, sostuvo que existe la sensación de que la fuerza pública “quiere seguir la guerra”.

El ministro de defensa, Guillermo Botero, reconoció ante el Senado que no descarta que la Policía actúe con “contundencia” frente a las protestas indígenas.

Pete, que forma parte del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), reafirmó que “los diálogos deben existir”, pero sin que haya una “arremetida de la Fuerza Pública”, mencionando la falta de acción de las autoridades ante los ataques a las sedes del CRIC en Popayán.

Asimismo, señaló que estos ataques fueron subvencionados por un concejal del municipio que “está pagando para que vayan y tiren piedra”.

Por otro lado, instó al presidente Iván Duque a que “oficialice” en una alocución presidencial su voluntad de aceptar al menos el 80 % de las demandas de los indígenas, como aseguró que haría la ministra del Interior, Nancy Patricia González, en declaraciones a la prensa.

De lo contrario, advirtió que la protesta “seguiría resistiendo”: “De no hacerse ese anuncio, hay una apuesta política. La minga ya ha resistido 25 días, pues seguirá resistiendo, es lo que ha dicho la minga“.