El joven se identificó como Alexánder y aprovechó una entrevista en video para contar lo que, según él, ocurrió con la alcaldesa Claudia López previo al procedimiento en donde la Policía le impuso un comparendo, y le quería inmovilizar el carro de perros con el que trabaja en una calle del centro de Bogotá.

El vendedor ambulante contó que él estaba trabajando el jueves 28 de enero cuando la alcaldesa cruzó por allí en una bicicleta, cerca de las 2:00 de la tarde, junto con dos escoltas, y que fue ahí cuando ella le llamó la atención.

“La señora Claudia López llega a mi carro y me dice: ‘Retírese’, ni pidió el favor ni saludó, o sea, la decencia de ella quedó por el piso. Yo salí y le dije: ‘Señora alcaldesa, buenas tardes, ¿cuáles son sus apoyos hacia nosotros?’. Ella, de una manera que yo tomé como vulgar, me dijo: ‘Pues trabaje’”, aseguró el joven.

Alexánder contó que esa respuesta de la mandataria de los capitalinos lo dejó “frustrado y enojado”, y que por eso le contestó: “Entonces cuál es la jodedera suya si eso es lo que estoy haciendo”.

El joven aseguró que él se retiró de allí por un momento para “descargar otro comparendo” que le habían hecho el viernes anterior “por desacato a la orden del presidente”, ya que lo sorprendieron en la calle “a las 8:14 de la noche recogiendo el carro de perros”, y que cuando regresó al puesto ya estaban varios policías allí.

“Cuando regreso a mi carro, ya se encontraba el señor agente que me había hecho una señal como de amenaza, y dijo: ‘Él fue el que trató mal a la alcaldesa’. Yo le dije que no la traté mal, sino que le dije las palabras como eran”, agregó el denunciante.

Vendedor ambulante acepta que él tiró el carro de perros, no los policías

El vendedor aceptó que fue él, y no el policía, el que volteó el carro de perros al piso, y dijo que lo hizo porque estaba desesperado ya que además del comprendo el capitán de Policía le anunció que le iba “a incautar el carro”.

“Ahí me llené de ira, de estrés, y empecé a temblar. El policía me dijo que me calmara, pero, con todo respeto, mi pensado era botármele a un Transmilenio. Pero no me dieron la oportunidad, y en el forcejeo yo boté mi carro, porque si no lo hubiera hecho se lo hubieran llevado”, detalló.

El testimonio de este vendedor lo publicó el representante a la Cámara Inti Asprilla, que ya había subido un video para denunciar supuestos atropellos del Distrito y de la Policía contra vendedores informales.

Al final, el joven les hizo un llamado a la alcaldesa y a las autoridades para que se le permita trabajar, pues además de buscar el sustento para su familia ahora debe pagar dos comparendos que le pusieron en menos de ocho días.

Esta es la declaración completa del vendedor ambulante.