Uribe dijo Petro se había encontrado con el jefe de las autodefensas para “pedirle protección, hablar mal de contradictores políticos de la misma izquierda y señalar a algunos de ellos”, y luego enumeró al menos tres encuentros.

El exmandatario dijo que una primera reunión habría tenido lugar el 18 y 19 de julio del 2000, y afirmó que su fuente es el esposo de la hoy embajadora en Francia Viviane Morales, Carlos Alonso Lucio, que fue militante del M-19, como Petro, y estaba secuestrado en ese momento por las AUC.

También afirmó que el 14 de julio del 2001 “Petro se reunió con Carlos Castaño y ‘Don Berna'”, y que allí “pidió protección para una persona, hablaron de tierras y hubo la presencia de una funcionaria de la Defensoría del Pueblo”.

Por último, Uribe aseguró que asesores del excomisionado de paz Luis Carlos Restrepo le informaron “recientemente” que también hubo una reunión “a finales de 2002 y principios de 2003 en el campamento 21, violando los requisitos legales”.

Petro respondió a estas acusaciones recordando que Carlos Castaño lo quería matar, pero dijo que solo uno de esos encuentros era cierto. Aunque no detalló fechas, su referencia da cuenta de que sería el segundo: “Yo, en mis afugias, para saber cómo detenía ese asesinato, hablé con su vicepresidente, el señor Angelino Garzón, y con el Defensor del Pueblo, sobre ese hecho, y les pedí consejo. Uno de los consejos que me dieron fue ‘frentéelo, hable'”, narró.

“Me llevé una de sus copartidarias para que me acompañara”, dijo, refiriéndose a la entonces defensora del pueblo de Córdoba, Milene Andrade, “para que estuviera al frente y viera qué era lo que me decía ese señor y por qué me quería matar”, prosiguió. “Es la única vez que vi a ese señor, delante de funcionarios públicos, que no eran funcionarios públicos solamente porque tiempo después me enteré que eran parte de ese mismo paramilitarismo”, acusó Petro.

El congresista de la Colombia Humana se refiere a las acusaciones que pesaron contra Andrade de nexos con el paramilitarismo, relacionándola con Salvatore Mancuso principalmente.

“Yo me había metido en la boca del lobo”, concluyó.

Esta fue la intervención de Uribe:

Así respondió Petro: