Las revelaciones se hicieron en un debate de control político al que, además de González, fueron citados la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez; y el ministro de Defensa, Guillermo Botero, ante la inseguridad para quienes quieren llegar a gobernar en el país.

Allí González defendió su gestión y dijo que la Unidad Nacional de Protección (UNP) trabaja para cuidar a 1.533 candidatos, mientras que revisa casi 600 solicitudes más; pero parte del problema es que no hay como garantizarles los esquemas:

“Tenemos más de 4.000 vehículos rodando y en este momento. Tenemos una emergencia porque no hay vehículos blindados en el mercado del país para que las rentadoras nos suministren. Tenemos un número muy limitado para implementar”.

Además, González dijo que a eso le suma que los criminales se terminan quedando con los elementos que ya cuentan: “Han sido interceptados e inclusive secuestrados los escoltas junto con protegidos, han sido despojados de las armas, han sido despojados los vehículos”. Añadió que por eso están tratando de “hacer la mejor distribución posible de la logística, de hombres y vehículos blindados”.

Sobre el caso puntual del ataque a la candidata Liberal Karina García señaló que fue tan desproporcionado y descomunal que “no hay esquema de protección de la Unidad Nacional de Protección que pueda evitar un ataque como el que se presentó, aún con carro blindado”.

Por eso le pidió ayuda al Ministerio de Defensa y a toda la Fuerza Pública para que asuman parte de esa protección “para poder garantizar la vida y la integridad personal de los candidatos con amenazas que tiene una mayor situación de riesgo”.

Sin embargo, el senador liberal Mauricio Gómez Amín piensa diferente y arremetió contra el funcionario para pedirle su renuncia:

“Escuchamos a la pobre viejecita de la UNP diciendo que no tiene plata, que no tiene la capacidad, que no tiene como defender a tantos candidatos. Yo entiendo que usted está haciendo su trabajo, pero si no lo puede hacer bien es mejor que renuncie y deje que otro venga a hacerlo mejor que usted, pero no nos venga a dar excusas aquí”.

Esta fue su intervención:

El Gobierno, por su parte indicó en la voz de la ministra del Interior que “no se trata de una violencia política exclusiva contra algún sector, no es así. Se trata de la amenaza criminal del narcotráfico y de la explotación ilegal de minerales y eso no quiere decir que el Estado no esté actuando”.