El delincuente estaba pidiendo 5 millones de pesos a cambio de no publicar las imágenes comprometedoras que le sacó de sus archivos privados, informó Noticias Caracol.

El extorsionista utilizó un servicio de mensajería para recoger el dinero, destacó el informativo. Una moto llegó al punto de encuentro y la víctima le dio al domiciliario un adelanto de 2 millones de pesos.

Luego, el mensajero que, según el noticiero desconocía todo lo que ocurría, les contó que lo habían contratado.

El general Fernando Murillo, director del Gaula, le contó al medio que el delincuente había hackeado las cuentas de varias estudiantes para quedarse con sus imágenes.

Noticias Caracol mencionó que a 8 universitarias les fueron vulnerados sus archivos.

Después de determinar que el mensajero no estaba relacionado con el delito, los agentes dejaron que completara la entrega controlada del dinero para hallar al criminal.

Lo siguieron hasta Cajicá y allí llegó la sorpresa. Las autoridades se encontraron con el extorsionista y determinaron que era un compañero de estudios. Además, ya había cometido varios delitos similares.

Fue Blu Radio la que destacó que el bandido usó Rappi para cobrar el dinero de su delito.

De igual forma, la emisora detalló que la joven había empezado a recibir mensajes amenazantes en sus redes sociales desde una cuenta llamada Juana Pérez.

El delincuente, que no fue identificado, le había dicho a su víctima que el sobre donde iba el dinero debía estar sellado para que el mensajero que lo recogiera no supiera de su contenido, concluyó la frecuencia radial.