Así lo aseguró la Fiscalía en medio de la audiencia de control de garantías que se hizo en contra del capturado, según La Crónica de Quindío.

En la agenda que mencionó la Fiscalía, asegura el medio local, el hombre no solo escribió que iba a apuñalar y degollar a la menor, tal y como sucedió de acuerdo con el diario La Patria, sino que además detalló que iba a desmembrar el cuerpo para luego desaparecerlo.

“En una libreta escribió que iba a apuñalar y degollar a la joven, después se iba para clases de psicología y al regresar desmembraría el cuerpo sin vida y así poder meterlo en una bolsa para desaparecer los restos”, manifestó el ente acusador, citado por La Crónica de Quindío.

No obstante, el joven no pudo terminar su macabro plan porque las autoridades lo capturaron minutos después de cometer del crimen, que según le dijo a las autoridades, lo cometió por “órdenes del demonio”.

Asimismo, ese último medio regional agregó que Campos manifestó que la víctima alcanzó a pedir ayuda, y fue cuando otros dos personas llegaron y avisaron a las autoridades, que trasladaron a la menor al Hospital de Caldas, donde finalmente falleció.

Al parecer, la joven fue asesinada “por diferencia de religiones”, dijo el coronel Diego Oswaldo Vásquez Rivera, comandante de seguridad ciudadana de la Policía Metropolitana, en declaraciones recogidas por La Patria.

Campos era un seguidor de “satanás”, dice el medio de Quindío, y estudiaba sicología en la Universidad de Manizales. Correa, en cambio, cursaba tercer semestre de medicina, pero ambos coincidieron en la casa que, de acuerdo con el diario, alquilaba habitaciones para universitarios.