La carta —que está firmada por universidades como la Jorge Tadeo Lozano, la Central, EAN y Libre— alerta al Gobierno de una posible deserción del 50 % de los estudiantes para este semestre, por la crisis de coronavirus, aseguró Blu Radio.

Eso significaría, según el documento citado por la emisora, que estaría en riesgo la situación laboral “de miles de docentes, personal administrativo e incluso la inviabilidad de algunas universidades”; sin contar el retroceso “de muchos años” que esa alarmante situación representaría para la educación de Colombia.

Las universidades dicen que no piden ningún auxilio económico, asegura la radio, sino “igualdad de condiciones con otros sectores”. Eso quiere decir que lo que buscan las instituciones, agrega el medio, es tener acceso a créditos financieros, tener alivios en los pagos de sus obligaciones y ampliación de créditos y becas para los estudiantes con menos recursos.

Al respecto, el rector de la Universidad Central, Jaime Arias, señaló en la frecuencia radial que la reducción de las matrículas se daría por estudiantes que tienen acudientes sin trabajo, que perdieron sus empleos o que tienen incertidumbre sobre lo que viene, por la crisis del coronavirus.

Además, Arias aseguró en la entrevista que muchos estudiantes no están de acuerdo con pagar la matrícula por clases virtuales, porque, reconoció el rector, la calidad de la enseñanza no es la misma.

Arias dijo en el medio que hay universidades que están dando facilidades de pagos y descuentos para evitar que los alumnos aplacen o se retiren de las instituciones. Sin embargo, con esos alivios “es muy difícil” sobrevivir, aseguró el entrevistado.

Recientemente se ha desatado una serie de quejas en redes, precisamente por estudiantes que exigen menores costos en las matrículas, teniendo en cuenta que muchos de ellos tendrían que ver clases en laboratorios, que no se pueden remplazar con actividades virtuales.

Hasta el momento se desconoce la respuesta del Gobierno, que sigue manteniendo la cuarentena para estudiantes hasta el 31 de mayo.

No obstante, la ministra de Educación, María Victoria Angulo, advirtió en una plenaria del Senado pasada que las clases virtuales se extenderían por lo que queda del año.