Tras haber descartado la posibilidad de lanzarse a la Presidencia de la República, Tomás Uribe le dijo en entrevista a la revista Semana que hay que evitar a toda costa la llegada de la izquierda al poder. Más enfáticamente se refirió a Gustavo Petro y Sergio Fajardo.

Del líder de la Colombia Humana dijo que no tiene capacidad administrativa y que se ha apoderado de causas como la defensa de los animales, la protección del medio ambiente y el respeto a la diversidad para imponer una agenda socialista en el país.

“Entonces el doctor Petro se ha arropado con esas banderas, ha construido una imagen que conecta, que ilusiona a la juventud, pero que detrás esconde un proyecto socialista que busca fortalecer la burocracia para que se convierta en el soporte de un régimen totalitario que dure décadas como el proyecto de Hugo Chávez. Un fracaso”, expuso.

Para Tomás Uribe, más que en el “castrochavismo”, el peligro está en el “neosocialismo”, programa al que atribuye el riesgo de incrementar los impuestos, llegando a afectar las rentas de propiedad.

De esa categoría no sacó a Sergio Fajardo, sobre quien dijo que no tenía estabilidad política,  que “es una persona que un día dice una cosa y otro día dice otra” y que, si llega a ser presidente, sería “una versión académica de Santos: burocracia, mermelada, discusiones y discursos teóricos que no resuelven los problemas reales del país. Hipocresía”.

“Fajardo un día es candidato independiente, al otro día es candidato de la izquierda, como hace dos años. Al otro día es el candidato de Santos. El que ha cambiado es el doctor Fajardo, porque la línea de Uribe lleva siendo la misma los últimos 20 años”, expresó.

Ni hablar de lo que dijo sobre el expresidente Juan Manuel Santos, a quien le atribuye una ola de persecución judicial contra su padre y un retroceso en materia de seguridad y cultivos ilícitos .

“Un retroceso absoluto. Colombia venía derrotando a los grupos criminales, se desmovilizaron 13.000 guerrilleros y 39.000 paramilitares sin necesidad de premiarlos con curules en el Congreso. La cocaína se redujo de 200.000 hectáreas a 60.000 hectáreas. El secuestro se redujo en un 90 por ciento y Colombia pasó de tener 28.000 asesinatos a 14.000 asesinatos. Íbamos por una senda ganadora”, señaló.

Por último, dejó ver algunas de sus preferencias al interior del Centro Democrático para las próximas elecciones: Paloma Valencia, Paola Holguín, Óscar Iván Zuluaga y Edward Rodríguez son para Tomás Uribe cuatro de las mejores cartas que tiene el uribismo para el 2022.

“El Centro Democrático ha sido el muro de contención del socialismo en Colombia”, dijo.

Y es que, pese a que el hijo del expresidente ha sido enfático en que no pretende llegar a la Casa de Nariño, otras figuras del uribismo lo han puesto en el sonajero para el 2022 y lo destacan como una de las mejores opciones que tendría el Centro Democrático.

Así se lo dijo a El Tiempo el expresidente del Senado, Ernesto Macías,  quien fue concluyente al afirmar que “le seguiremos insistiendo hasta que se canse de decir que no”.

“Yo soy de los que cree que Tomás Uribe Moreno, que es un joven empresario brillante, debería ser más conocido en el país no como el hijo de Uribe, sino como lo que es él: una persona muy inteligente, con cualidades interesantísimas; le cabe el país en la cabeza (…) Tomás Uribe es un nombre que recoge a todo el uribismo”, apuntó.