Pese a que hace algunos días la Policía descartó que a la niña la sacaron de Bogotá, su familia sigue recibiendo indicios de que está en el norte del país.

Lo más reciente que se conoció fue que a principios de febrero una mujer morena y delgada la llevó a una barbería en Bucaramanga para que le raparan por completo la cabeza y cambiarle su apariencia.

(Lea también: Sara Sofía Galván ahora parece niño porque le cortaron el pelo para ocultarla: familia)

Al conocer dicha información, y ante los cuestionamientos para las personas del establecimiento comercial por no alertar a las autoridades cuando vio a la menor de dos años, Xiomara le explicó a Vanguardia:

“Eso es una gran pista. La persona asegura que es la niña, solo que no denunció porque la noticia se hizo pública en marzo. Entonces la ver la noticia dijo, esa niña es la misma”.

Eso sucedió en el barrio Campohermoso de Bucaramanga:

Adicionalmente, otra tía de Sara Sofía Galván que vive en Girón habló son el barbero, quien insiste en que se trata de ella, y con esta nueva pista la familia pide ayuda de la ciudadanía:

“Pido que compartan la foto, aunque hay indicios de que la niña ya no esté como en las fotos, puede que le hayan cortado el pelo, la vistan como niño. Ahora somos muchos los ojos buscándola y espero tenerla pronto con nosotros”.

La familia ha recibido varias pistas desde Bucaramanga, incluso un video en el que se creyó haberla visto pero que luego se desvirtuó; además de otras falsas pistas con las que estarían intentando una estafa.

(Lea también: A tía de Sara Sofía Galván le pidieron 600.000 pesos por darle información de la niña)

La investigación se ha entorpecido en varias ocasiones por las diferentes versiones de la mamá, Carolina Galván, y su pareja, Nilson Díaz. Y a eso se le suma que se comenzó demasiado tarde, pues Sara Sofía Galván desapareció a finales de enero y solo hasta marzo comenzaron a buscarla.

Sin embargo, las llamadas desde Santander —también se cree que puede estar en San Gil— ha reforzado la hipótesis de la familia de que la niña desaparecida continúa con vida, evidenció Xiomara Galván en el diario regional:

“Desde que iniciamos el proceso que iniciamos el proceso siempre he pensado que es mentira que esté muerta, no sé por qué lo hacen, por ganar tiempo. Nilson en un principio dijo que la niña estaba viva, que mi hermana la había regalado, es una cadena de mentiras que no sé”.

La mujer viajó hasta allá para pedir apoyo de las autoridades locales. Dijo que espera hablar con el alcalde Juan Carlos Cárdenas para que le permita ver cámaras y utilizar otros recursos.

Aunque desde hace varias semanas ciudadanos de esa ciudad lanzaron una campaña para buscarla, pues un conductor afirma que la vio pidiendo dinero en una esquina acompañada de una mujer delgada y morena; descripción que coincide en todas los posibles testigos.

Xiomara Galván le dijo al medio que su expectativa es obtener pruebas para “cambiar ese chip” de que su sobrina está muerta. Hipótesis que volvió a tomar fuerza cuando la mamá dijo que vio “a la niña botando espuma por la nariz” y que su novio botó el cuerpo al río Tunjuelo pero fabricó pruebas para despistar a la Fiscalía.

Por último, sobre las ocasiones en las que las autoridades han encontrado restos en el canal del río, Xiomara dijo que “ninguno pertenece” a su sobrina.