La razón es que el juez lo encontró culpable de hacer “tocamientos” a una menor de 10 años mientras ella se confesaba para hacer su Primera Comunión, en el año 2013, según informó la Fiscalía.

El ente acusador presentó pruebas contra el sacerdote 6 años después de que se presentaran los abusos por parte de Rosero, y fue hallado culpable de delitos sexuales con menor de 14 años agravado, de acuerdo con el comunicado.

El juez encargado del caso emitió una orden de captura en contra del padre, que ahora se encuentra prófugo de la justicia.

Las autoridades adelantan el operativo respectivo para dar con el paradero del condenado y así dar cumplimiento a la sentencia.