Y es en ese tono en el que ‘Vargasvil’ explica por qué decidió lanzarse a la política: “Tenía dos opciones de vida: cambiarme de sexo para pensionarme, o aprovechar mi experiencia de medio siglo para seguir luchando más por los que tienen menos, o nada”.

Esa experiencia de medio siglo que ofrece ‘Vargasvil’ a los electores suma más o menos sus primeros 20 años de vida y los más de 30 que lleva como humorista crítico y mordaz.

Inclinado como se muestra por el juego de palabras, ‘Vargasvil’ construyó su eslogan de campaña con una forma de retruécano (figura retórica en la que se invierten los términos de una proposición en la siguiente para que el sentido de esta última forme contraste o antítesis con el de la primera) que también habla mucho de su propuesta: “¡Yo siendo usted, votaría por mí!”.

Eso, entre otras cosas, debió resultar suficiente para el expresidente Uribe, que publicó en su cuanta de Twitter el afiche de ‘Vargasvil’, sin ningún comentario, como acostumbra hacer cuando alguna persona de la vida nacional lo entusiasma.

Tal vez las pistas sobre las razones por la que Uribe publica el afiche de ‘Vargasvil’ no se encuentren en la cuenta de Twitter del líder del Centro Democrático, sino en la del humorista, en donde se pueden ver las coincidencias ideológicas con post como:

“El honorable senador Santrich le manda a decir a los honorables jueces de La JEP, que por favor le tengan paciencia, que salió a orinar a la frontera y ya vuelve”, o “Se ven muy felices y entusiasmados los guerrilleros de las FARC que asistieron al Foro de Sao Pablo en Venezuela. Ánimo muchachos soliciten la residencia al ilustrísimo Maduro, para qué van a regresar a un país con un presidente asesino!”.

Por ese mismo medio, ‘Vargasvil’ ha expuesto su idea de lo que es la política, siempre apegado a los juegos de palabras: “Es el arte de servirle al pueblo no de servirse del pueblo! Se que una sola golondrina no hace verano, ni un solo santo todos los milagros, pero me lanzo al ruedo, con las manos limpias, la conciencia tranquila y el corazón dispuesto, a pesar de las tormentas”.