“Nosotros veníamos evaluando sobre esa posibilidad. Era una conversación que estábamos teniendo. No llegamos a un acuerdo, y no es desistir. Es que no llegamos a un acuerdo”, dijo Orozco a los medios en la ciudad china, sobre la negociación estimada en 1,2 billones de pesos de la Ruta del Sol 2.

“El Gobierno estaba evaluando esa posibilidad por una razón: sobre la base de que los bancos renunciaran a los intereses que están tasados en alrededor de 250.000 millones de pesos, pero no se llegó a un arreglo sobre la forma de pago”, agregó la funcionaria. “Simplemente no se llegó a un acuerdo sobre si se pagaba cómo y en cuánto”.

También subrayó que era una conciliación judicial dentro del marco de un tribunal de arbitramiento “donde, si se hubiese llegado a un acuerdo, pasaba a concepto previo de la Procuraduría General de la Nación y luego pasaba a control de legalidad del tribunal de arbitramento”.

El acuerdo que buscaba otorgarles la generosa gabela a la multinacional corruptora brasileña Odebrecht y al Grupo Aval, que adeudan cerca de 1,2 billones de pesos, lo había anticipado la periodista María Jimena Duzán.

La columnista de la revista Semana advirtió, entre otros asuntos, sobre la probabilidad de que antes del 6 de agosto se conociera ese acuerdo entre los bancos y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para el pago de la billonaria suma, antes de que se decrete la nulidad del contrato de la Ruta del Sol 2.

Esa plata, subrayó la columnista, no saldría de Odebrecht y Episol-Corficolombiana (Grupo Aval), sino de las arcas del Estado colombiano, debido a que los responsables de las obras no tendrían cómo pagar el descalabro del proyecto.