En esa época, después de una denuncia por presunta violación que sufrió una mujer en uno de los parqueaderos del restaurante, en Chía, Jaramillo recibió miles de críticas en redes sociales e, incluso, lo catalogaron como machista por las siguientes palabras que dijo en una entrevista con Blu Radio:

“Estudiemos qué pasa con una niña de 20 años que llega con sus amigas, que es dejada por su padre a la buena de Dios. Llega vestida con un sobretodo y debajo tiene una minifalda, pues ¿a qué está jugando? Está bien, eso es natural. Para que ella después de expiar todos los pecados con el padre diga que la violaron”, dijo en la emisora.

Seis años después, Andrés Jaramillo señaló a Semana que su declaración sí fue un error y que, debido “a una especie de encerrona periodística”, vivió grandes problemas personales y sociales.

“Se me vino el mundo encima, ni siquiera salía a la calle porque sentía un complejo o miedo; la frase fue espantosa. Ese periodista no llegó a mi profundidad de ser si no que agarró una frase y con eso me licuaron y me volvieron mierda, eso fue muy doloroso para mí”, dijo a la revista.

En esa época, cuando ocurrió el hecho, Jaramillo también recibió reproches de varios colectivos sociales y feministas que, además, hicieron una campaña contra su restaurante.

Sin embargo, con el paso de los años, y aunque la situación no quedó en el olvido social, Andrés Carne de Res continúa siendo uno de los restaurantes más populares de Bogotá y del país.

Vale recordar que, en 2018, el proceso por la denuncia fue archivado por la Fiscalía, como lo informó Noticias RCN en su época.