Los agentes escucharon los llamados de auxilio que hizo la joven madre en el momento en que sintió que su hija estaba por llegar al mundo, destacó Citynoticias.

Alumbrados por las linternas de sus celulares, ellos atendieron la situación, en un momento en donde la cabeza fría, la concentración, pero —ante todo— el deseo de ayudar son cruciales.

No eran expertos en atender un nacimiento, ni mucho menos, por eso —además del auxilio divino— tuvieron que pedir ayuda externa a la línea 123, desde donde les daban las indicaciones a los improvisados parteros.

La patrullera María Valderrama le contó al informativo que gracias a esa llamada un médico los orientó sobre cómo cortar el cordón umbilical.

Las imágenes publicadas por el medio bogotano dan cuenta de la conmovedora escena. Todos estaban alrededor del milagro que significaba su nacimiento en ese lugar y, después de estabilizar a la bebé, la vistieron con su primera muda de ropa y eligieron cómo bautizarla. Su nombre no podía ser otro, la llamaron Esperanza.

Leidy Aponte, otra de las patrulleras que atendió el parto, le contó al noticiero capitalino que ayudó con “el proceso de placenta de la madre”. Además, envolvió a la niña y se la llevó a su pecho para servir como ‘mamá canguro’.

Después del emotivo parto, la madre y la pequeña Esperanza fueron llevadas a un centro médico, contó Citynoticias.

Los Policías ahora serán los padrinos, y se tomaron la labor en serio, pues ante las cámaras del noticiero pidieron ayudas para la recién nacida.

“Necesitamos pañales, leche y ropa […] la bebé no tiene absolutamente nada. Las ayudas las estamos recibiendo en el Distrito Especial de Soacha“, manifestó la patrullera Aponte.

El Espectador destacó, por su parte, que el parto tuvo lugar en el barrio La Isla, y que, apenas nació la niña, fueron los uniformados quienes consiguieron ropa, pañales y cremas.

A continuación, se pueden ver las imágenes de los uniformados que atendieron el nacimiento de la pequeña (desde el minuto 52:00):