El contrato que firmó la Policía Metropolitana de Bogotá con Transmilenio tenía el objetivo de “fortalecer la seguridad, convivencia y vigilancia de los usuarios del sistema”; se firmó por 12 meses, en julio 2019, pero en el 2020 se prorrogó hasta enero del 2021, mostró la Veeduría Distrital.

No obstante, parte del dinero que invirtió Transmilenio en la institución fue utilizados para comprar trajes de mariachis, instrumentos musicales y de gimnasio, de acuerdo con un documento revelado por la entidad.

Exactamente, la Policía de Bogotá invirtió 24’500.000 pesos en “instrumentos musicales y atuendos mebog (vestidos mariachi)”, se lee. Otros 39’436.400 pesos se destinaron al gimnasio.

Además de señalar esta anomalía, la Veeduría Distrital asegura que no se supervisó adecuadamente el acuerdo entre la institución y el sistema masivo de transporte de Bogotá y en la información que entregó Transmilenio no aparece aprobados los planes de necesidades.

El veedor Distrital, Guillermo Rivera, aseguró (en el siguiente video) que la investigación se hizo por un anónimo que hablaba de presuntas irregularidades en ese contrato, y que le pidieron a la Procuraduría abrir una indagación por este caso: