La iniciativa tuvo el visto bueno de la Cámara de Representantes en segundo debate, este miércoles, y contempla que aquellas personas que quieran cambiar de régimen pensional lo puedan hacer en los siguientes seis meses a partir de la fecha en que se publique la ley, según se lee en un comunicado.

Eso sí, dice, este cambio se podrá efectuar “siempre y cuando hayan cotizado un mínimo de 750 semanas, sean hombres mayores de 52 años o mujeres mayores de 47”.

Pero en medio de este debate surgió la queja del representante Santos, del partido Centro Democrático, que dijo que una “subcomisión de la Cámara” negó una proposición modificativa de su autoría que “excluía a congresistas de un beneficio pensional de 60 billones de pesos”.

“Mis compañeros no tuvieron la dignidad de dirigir este beneficio únicamente a aquellos que en verdad lo necesitan”, escribió Santos en Twitter, en donde calificó esta jugada como un “atraco” a los colombianos más necesitados.

Santos dijo que no todos los congresistas estuvieron de acuerdo con esto, y que algunos se “abstuvieron de firmar”, y enfiló sus críticas hacia la Cámara  de Representantes por considerar que fue “incapaz de tomar la decisión ética de no beneficiarse con la ley que subsidia las pensiones altas en Colombia, con un costo inmenso para el Estado”.

De hecho, el congresista compartió en Twitter una parte de su intervención en Plenaria, en donde explica que su propuesta era para que se excluyera de este beneficio a quienes ejercen o fueron funcionarios, magistrados y congresistas que gozan de “jugosas” pensiones.

La queja de Santos motivó la respuesta de su colega Juan Carlos Wills, del Partido Conservador, que fue uno de los autores del proyecto para el cambio de régimen pensional:

“Gabriel Santos, defensor de los grandes capitales de fondos privados, ahora quiere verse del pueblo. Quería hundir el proyecto que beneficia más de 380 mil familias víctimas que mayoría recibe menos de 1.6 salarios”.

Así las cosas, el debate por la denuncia de Santos sigue abierto, mientras que la Cámara celebra que 99 de sus miembros haya respaldado el proyecto que “se origina en razón de la inconformidad que existe hoy de parte de los miles de colombianos que se sienten engañados por los fondos privados, quienes en su momento no les ofrecieron una información veraz de acuerdo con su historia laboral”.