Así lo dio a conocer el alcalde Enrique Peñalosa, que dijo que el predio en donde se hará este parque acaba de ser recuperado ya que “avivatos” se estaban beneficiando con un parqueadero para “450 carros” que instalaron allí.

“Cobraban $120.000/mes (sic)”, denunció Peñalosa, y aseguró que el proyecto de recreación “beneficiará a más de 30.000 familias” de las dos localidades.

Según detalló la Alcaldía de Bogotá a través de un comunicado, este “megaparque” tendrá “dos canchas sintéticas para fútbol 7 con iluminación artificial, cuatro canchas sintéticas fútbol 5 con iluminación artificial, zona de gimnasios al aire libre, tres canchas de tenis, una cancha de mini tenis, dos canchas múltiples, dos canchas de voleibol y cuatro canchas de baloncesto”.

Además de eso, en el sitio se instalarán “hermosos juegos infantiles de última tecnología, senderos peatonales, iluminación, módulos de camerinos y baños. Además tendrá una zona de juegos, de mesas de ping pong y de ajedrez”.

Pero la obra al parecer no es del agrado de grupos ambientalistas ni de habitantes de ese sector, ya que este lunes salieron a protestar por lo que consideran es un proyecto que afectaría el humedal Tibabuyes.

Luego de la protesta, que terminó en disturbios por la presencia del Esmad, el alcalde Peñalosa aseguró en Caracol Radio que el inconformismo de la comunidad es porque se está haciendo una ciclorruta y un sendero peatonal que une a Suba con Ciudadela Colsubsidio, y que por eso “algunos vecinos de estos sectores se molestan con estas obras porque se conectan a ciudadanos de menores recursos con sus barrios de mayores recursos”.

En cuanto a la arremetida del Esmad en la que según la emisora ciudadanos denunciaron uso desmedido de la fuerza, Peñalosa señaló que “estos son actos politizados, promovidos por algunos concejales y candidatos a la alcaldía, esto tiene más que ver con la politiquería que con alguna preocupación ambiental”.