Precisamente, la preocupación en el Gobierno por lo que estaría haciendo la diplomacia en Estados Unidos obedece a que sabe que “esto va a seguir”, dijo Quinn en Caracol Radio.

“Está descartada una nota de protesta”, precisó la periodista. “El Gobierno sabe que eso sería un error grave. Pero hay otra posibilidad que es preparar un documento para la Casa Blanca sobre la política de criminalidad del país, con énfasis en la lucha contra las drogas. La tercera posibilidad es elevar el lobby ante el Congreso estadounidense”.

En ese punto, hizo el comentario sobre el embajador de Colombia en Washingyon: “Fuentes del Gobierno creen que el embajador Francisco Santos debe estar más pensando en las relaciones con el gobierno norteamericano y menos en la crisis venezolana”.

“Lo mismo se puede decir del canciller Carlos Holmes Trujillo”, acotó Darío Arizmendi.

Para Quinn, lo que más le preocupa al Gobierno colombiano “es que Trump pase de las palabras a los hechos. Porque lo que parece es que él va a utilizar el tema de Colombia dentro de una estrategia de campaña en busca de la reelección”.

Según ella, eso significa que “los regaños para el presidente Duque seguirán, y eso no le sirve para nada a la imagen del presidente Duque, internacional, nacional; lo debilita mucho, y a nosotros nos hace mucho daño”.