La entidad dijo que imputó a Mattos el delito de “cohecho por dar u ofrecer” dinero al juez 16 civil de Bogotá para salir favorecido en un proceso ilícito que fue aceptado por la funcionaria judicial en cuestión.

Contra Mattos, exrepresentante de la multinacional de vehículos Hyundai en Colombia y quien también tiene ciudadanía española, ya se había emitido una orden de captura en junio pasado por varios delitos cometidos durante una investigación judicial abierta en su contra.

El empresario es acusado por las autoridades colombianas de sobornar a funcionarios judiciales e ingenieros que ayudaron a acelerar el curso de una demanda en la que estaba implicado y lograr así que esta llegara al despacho de un juez que falló a su favor.

El pleito jurídico se inició en 2015 cuando la compañía coreana Hyundai Motor Company decidió quitar a la empresa de Mattos, Hyundai Colombia, la representación de la marca en el país.

Después de esa decisión Mattos demandó ante la Justicia colombiana a la multinacional con el objetivo de que se le reparara por supuestos daños ocasionados.

Tan solo dos meses después de presentar la demanda, elaborada por un exmagistrado de la Sala Civil de la Corte Suprema, el juez Reinaldo Huertas falló a favor de Mattos, con lo cual se impidió a la multinacional la comercialización de sus vehículos con una compañía diferente a la del acusado.

Por este caso, las autoridades colombianas iniciaron una investigación y lo declararon huido después de que no se presentara en el consulado de Colombia en Madrid a la audiencia virtual en su contra.

En mayo pasado, la Audiencia Nacional de España accedió a la extradición del empresario, si bien la última palabra corresponde al Gobierno, tras descartar una motivación política en la reclamación de Colombia, como alegó Mattos en la vista de extradición.