De acuerdo con el diario El Tiempo, el pasado sábado 6 de julio militares venezolanos capturaron a 5 personas que arrastraban unos costales por el río Táchira desde el lado colombiano. Cuando ordenaron que les mostraron el contenido dentro de los talegos, descubrieron 3 cabezas humanas.

En junio, en la misma zona fronteriza entre Colombia y Venezuela, hallaron a Evert Antonio Báez Arenales, de 29 años, cruelmente asesinado y decapitado. Este hombre trabajaba como carguero en la misma zona, que está llena de pasos ilegales, recuerda el mismo medio.

Las autoridades venezolanas confirmaron ese 6 de julio que, además de las cabezas decapitadas, encontraron dentro de los costales panfletos de las Aucv. Muchas de estas hojas amenazantes ya se habían visto en barrios populares o de invasión en Cúcuta y en pueblo venezolanos como Pedro María Ureña y Bolívar Junín, detalla el rotativo nacional.

Tanto autoridades colombianas como venezolanas todavía no tienen dilucidado quienes conforman el nuevo grupo paramilitar. Sin embargo, los 5 venezolanos capturados el pasado 6 de este mes fueron reconocidos como criminales de la zona Isla del Escobal, en Cúcuta, lugar donde opera la banda ‘La línea’, que controla los pasos ilegales y desde donde pasan contrabando y drogas. Ahora, también, controlan el paso de venezolanos que huyen de su país, explica El Tiempo.

Javier Tarazona, director de la ONG FundaRedes, explicó que para él las Autodefensas Unidas Colombo-Venezolanas no son más que un disfraz de las bandas ‘los Pelusos’ y del ‘clan del Golfo’, que han perdido fuerza en la zona a manos del Eln y las disidencias de las Farc.

“Ellos perdieron el control de las trochas y por eso han querido repuntar su actividad ilegal repartiendo panfletos amenazantes y acudiendo a prácticas mafiosas como la decapitación”, señaló Tarazona a ese medio.

Incluso explicó que el cuerpo decapitado de Antonio Báez Arenales fue dejado al frente de una sede de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) como especie de amenaza, “por el supuesto apoyo que esa fuerza oficial le estaría dando a la guerrilla colombiana”, finaliza El Tiempo.