La víctima se identificó como Valeria Arrieta, de 19 años, y en diálogo con El Heraldo dijo que la pesadilla que vivió por culpa de Luis Caro Pérez ocurrió en su vivienda del barrio El Golf, el pasado domingo 2 de agosto en horas de la noche.

Ese día, contó la mujer, estaba haciendo aseo en el patio de su casa, en donde vive con su novio, luego de una extensa jornada de trabajo en un negocio de comidas rápidas.

“Cuando estoy limpiando veo a ese hombre y automáticamente entro en pánico. Me entró un escalofrío que lo único que podía gesticular era ‘por favor no me haga nada’. […] Yo sentía que me iba a matar”, recordó Arrieta en el diario regional, medio que dice que ella estudia derecho.

La mujer aseguró que el misterioso hombre que salió de la oscuridad la amenazó con el pico de una botella, y que la llevó hacia su cuarto con el pretexto de que estaba huyendo de la Policía.

“Ahí sí quedo totalmente petrificada. Entro al cuarto, me viola, luego coge mis pertenencias: el efectivo que había producido ese día el negocio y un celular que estaba a la vista”, afirmó la joven, a ese medio, sobre los casi 30 minutos que duró la agresión.

Luego de eso, la joven dijo que se comunicó con su novio y su suegra para contarles lo que había ocurrido, y que la trasladaron hasta el hospital Niño Jesús en donde la examinaron y confirmaron el abuso.

Arrieta también habló con Zona Cero, y allí lamentó que el presunto violador estuviera suelto pese a que tiene varios procesos por abuso sexual y una condena en su contra.

“Que todos entiendan que ese hombre es un peligro para la sociedad, para nosotras las mujeres. Con ocho anotaciones judiciales, cuatro de ellas por delitos sexuales, por intentar abusar de una enfermera en la cárcel, por fuga de presos, por ladrón”, advirtió la joven en el medio local.

Esta queja de la estudiante universitaria fue corroborada por la Fiscalía, que en un comunicado detalló que el procesado “la habría abusado sexualmente en dos oportunidades”, y que la versión que ella dio fue “avalada” por varios habitantes del sector.

En cuanto a los antecedentes de Caro López, el organismo acusador informó que ya “habría sido señalado de presunto abuso y lesiones personales”, y que tiene una condena vigente por fuga de presos. Con este prontuario en su contra, un juez ordenó enviarlo a la cárcel de El Bosque por delitos de acceso carnal violento y hurto calificado.