El criminal violó y asesinó a Nancy Mestre el primero de enero de 1994. Posteriormente huyó, y llegó a Brasil en donde creó una nueva vida, con una esposa y varios hijos.

Después de su fuga, Saade fue condenado en Colombia como reo ausente a 27 años de prisión, pues “las pruebas fueron contundentes”, según según Noticias Caracol.

El reporte de la policía brasilera, citado por El Heraldo, destaca que la detención de Saade se dio en cumplimiento de una orden de captura con fines de extradición, emitida por el Tribunal Federal Supremo.

“El extranjero se había escondido en Belo Horizonte y tenía una transmisión roja de Interpol contra él”, agrega el boletín divulgado por el medio barranquillero.

Como si fuera poco, según el reporte, existen sospechas de que Saade habría seguido cometiendo delitos utilizando su falsa identidad, por lo que enfrenta “una investigación en la Superintendencia de la Policía Federal en Minas Gerais”.

Martín Mestre, padre de Nancy, le dijo a Noticias Caracol que ese primero de enero de 1994 Saade Cormane, amigo de su hija, le pidió permiso para salir con ella a celebrar la fiesta de Año Nuevo. Al día siguiente, según ese informativo, se enteró de su muerte.

Desde ese momento, relató al noticiero, solo le pedía a Dios una cosa: “Que me diera vida para ver cuando lo cogieran”.

Tras la captura, el padre de Nancy pide a las autoridades colombianas que reabran la investigación, pues cree que Jaime Saade no actuó solo.